Blog Post

El Poder de la Energía Femenina

El tiempo del corazón

Entrevista a Mariví de Teresa en radio WFM por Alejandro Franco [Extracto] 12 agosto 2021

ALEX. Mariví que es investigadora del espíritu humano, tiene siempre las palabras adecuadas para entender algo que desde nuestra modernidad, no se entiende completamente, que es la energía femenina. No estamos hablando nada más de condiciones como la equidad de género etc., sino de cosas mucho mas profundas que ni siguiera son visibles.

MARIVÍ. Si hablamos de energía femenina debemos partir de una cosa muy importante, no es una cuestión de género. Estamos tan condicionados, que cuando hablamos de la energía femenina inmediatamente jalamos a género femenino y genero masculino. Cuando hacemos esto desvirtuamos totalmente lo que es la energía femenina. Partamos de esta base para no confundir que es el feminismo con el machismo, con estas cosas tan superficiales condicionadas por un orden social, perdón, pero muy estúpido y muy desequilibrado, en donde la energía femenina se ve minimizada por una sola razón: por miedo. El orden social domestica de la misma manera a los hombres, los utilizan exactamente igual que a las mujeres, para sus fines personales de uno y del otro. A lo largo del tiempo lo que se ha hecho es suprimir a lo femenino por miedo.

A mí me encanta contar cuentitos, voy a contar uno. Tuve la oportunidad de estar en un congreso de chamanes en Austria. Yo iba de “dama de compañía” y traductora de una gran chamana, una gran maestra mía: Soledad Ruiz. Participaba un indio norteamericano, se llamaba Eaglecrow (Águila-cuervo), y nos invitaron a asistir a su inipi. Como a mí no me latía, le dije que estaba en mi luna, en mi período, se me retiró como cuatro metros. Le pregunté: ¿que te pasa?, ¿por qué no puedo entrar al inipi si estoy en mi luna? Quiero que me aclares porque en un lugar que es femenino, que es nuestro temazcal, que es el útero de la madre, yo en tu tradición si estoy en mi luna no puedo entrar, explícame por favor, y esto me contestó:

-“Ustedes las mujeres tienen un poder tan grande y tan fuerte, y son tan ignorantes de él, que nos da miedo”-

-Tú no tienes idea de lo que nos pasa a nosotros en un inipi cuando una mujer está en su luna.- A ver dame un ejemplo, yo de metichona quería entenderlo. Y me dice:

-Te voy a contar Mariví que es lo que pasó. Estábamos haciendo una Danza Solar- (la Danza del Sol donde ellos se cuelgan de “aquí”, que se había hecho ya internacional, habían invitado a bastantes personas y abierto al público a la Ceremonia del Sol). Estaban en un lugar muy especial en medio de la naturaleza, había una cascada preciosa cayendo y habían preparado el tronco y todas estas cosas. Estaban haciendo oración para entrar en el trabajo y de repente la cascada deja de fluir el agua, y entonces agarra a una de sus chicas se llama Morningstar y le dice: -Vete por allá y ve si viene una mujer a 150, 200 metros de aquí, ve a buscarla, corre a buscarla-. Se va Morningstar a ver que cosa hay por allá y encuentra a una chica americana y le dice: ¿Tú a donde vas? -Voy a la ceremonia porque estoy invitada- ¿Estás en tu luna? pregunta, y ante su afirmación le contesta: -Pues te vas 500 metros para allá-. No le dijo que fuera para la cascada. Vuelve Morningstar y nos dice que ya se fue, y que está a 500 metros allá. El chamán que me estaba contando la historia, voltea a ver la cascada y vuelve a fluir.

Asombrada le dije: ¡Qué maravilla por dios! que esta energía femenina esté en equilibrio con la energía masculina que estas tratando en el inipi. Pero el me contesta: -No Mariví, como son ignorantes de su poder, nosotros no lo podemos controlar.-

ALEX. ¿La energía femenina es una energía que también vive en los hombres? ¿Es algo que todos podemos tener?

MARIVÍ. No, no, yo creo que hay facultades que son esencialmente femeninas y facultades que son esencialmente masculinas, pero eso no quiere decir que esas facultades no las tenga la mujer, y no las tenga el hombre. Conciliadores que es muy femenino, puede ser cualquiera, no tiene que ver con cuestión de género, eso es a lo que me refiero, tiene que ver más con saber escuchar al corazón. Los hombres son muy de la cabeza, duro a darle al coco y métele.

El tiempo de la razón ya se acabó, viene una ola gigantesca de la energía femenina.

Guste a quien le guste, y a quien no le guste pena me da, pero viene una ola de energía femenina poderosísima. No sé de que manera se va a manifestar, porque somos videntes nada más a ratos. La labor de esta ola de energía femenina que viene es lograr un equilibrio. No es que estemos cien por ciento las que traemos en esta manifestación lo femenino, que somos el género femenino, las mujeres. Pero que hay un movimiento bestial de todos los estilos, colores y sabores de la parte de lo femenino, aunque estemos perdidas en el espacio quemando brassieres y haciendo idioteces. En lo profundo de cada mujer hay un “conocimiento silencioso” que le impulsa a crear un cambio. Tengo la certeza porque hace 30 años que trabajo con mujeres.

A mí se me encomendó, antes de conocer al nagual Carlos Castaneda, despertar de alguna manera a la mujer dormida.

Yo respeto mucho Ayocuan, respeto muchísimo a mi maestro Toñito Velasco, que en paz descanse, que fue el que vino a traer esta recuperación de orgullo de ser mexicano y mexicana, él potenciaba mucho la energía femenina, había muchas mujeres danzantes, esto viene desde muy atrás, preparándose para el gran cambio. Estos momentos que estamos viviendo, son momentos únicos en la historia.

¿Quienes manejaron la pandemia con excelencia? Mujeres. ¿Por qué? Credibilidad, primero a ellas les creyeron, segundo empatía, porque somos empáticas, tú por allí yo por acá, no, hay empatía. Audacia, son audaces, todas, y de una respuesta inmediata, acción inmediata. Estas cosas son cualidades femeninas que acabamos de ver aquí, a la vuelta de la esquina.

ALEX. Justo esta intuición femenina de saber como cuidar, de saber como proteger.

MARIVÍ. Es aceptar que hay una parte en ti que sabe y que no te da la gana explorarla porque estas muy metido en tu yo. “Mi, me, conmigo”, y en lo que tú sabes, en lo que tú crees, y en lo que tú, tú, tú o sea puro yo, yo, yo. Pero no esa parte que está ahí nos pertenece tanto a hombres como a mujeres. ¡Por dios! volvemos a decir:

“Sabios eran los toltecas aquellos toltecas que sabían dialogar con su propio corazón”

Andamos dando bandazos en la vida buscando explicaciones intelectuales, cuando lo que tenemos que hacer es tomar acción, y tomar acción quiere decir: deja de estar defendiendo cosas que no tienes que defender, ¿que defendemos ahorita si se está colapsando el mundo?

ALEX. ¿Qué se hace para tener esta comunicación directa con nuestro corazón?

MARIVÍ. ¡Cállate la cabezota! Soy muy, muy admiradora de Teresa de Ávila, de Santa Teresa de Jesús, no porque sea yo católica, que quede clarísimo, soy una investigadora, necia y metichota en todo lo que se te ocurra. Decía ella que la cabeza, es la loca de la casa, tu dialogo interno. Tu dialogo interno permanentemente está hablando.

Yo quisiera que el público se preguntara ¿Cuántas veces al día su cabeza se silencia?

Poquísimas, a menos que estés haciendo algo que requiera tu atención, se detiene el dialogo interno, tú continuas con un dialogo interno permanente. Así no hay manera de que escuches “la voz del ver”, tu verdadera voz. Esa voz nos pertenece a la especie, no hay género, si esa voz nos pertenece a la especie, está accesible a cualquiera que intente escucharla. Los budistas le llaman al diálogo interior, a esta parte de la mente que no te corresponde, que además no es tuya, no le pertenece a la especie, para empezar. Si tu no callas esta mente, eres un elefante en una cristalería, para que nos demos cuenta lo que hace quedarse en la parte superior de tu ser, que es el coco. Ya no es tiempo del coco, es tiempo de equilibrar la razón con el corazón, y al lograr esto vas a llegar a un punto que nuestros toltecas llamaban el “puro entendimiento”. Si tú no llegas a este equilibrio del corazón, a tu silencio interior, pues no sabes para donde jalar.

ALEX. Y en el caso de las mujeres con esta poderosísima fuerza a la que te referías al inicio de la conversación escuchar al corazón ¿requiere también una conversación con esta energía, que no se ve que es invisible o que está muy dentro?, ¿también está ligada, imagino con la energía propia de la creación?

MARIVÍ. Por supuesto que sí. Estamos tan domesticadas como los hombres, la domesticación es general, no es particular, es general. Estamos jorobados los hombres y las mujeres, pero las mujeres tenemos una ventaja, ¿qué hacían las mujeres en la antigüedad? ¿no bordaban? ¿dónde está la atención de la que borda? en el cuadrito donde mete la aguja, si no está su atención el cuadrito donde mete la aguja, ya no le sale el bordado. Esa atención, aunque ellas no lo supieran de manera racional, las metía al silencio quisieran o no quisieran. Invito a la gente a probarlo. O tejes, si estás tejiendo donde no le prestes atención al tejido, a no ser que estés muy ducha, a ciegas, no saldrá, tienes que poner atención

Todo el secreto es la atención, donde pones tu atención. Si pones la atención en los problemas de la vida cotidiana, pues ahí está la totalidad de tu ser. Si guardas silencio, es posible que otra cosa se apersone. Le digo así, porque cuando el silencio ya se instale en ti, en el momento en que lo llamas se apersona, se hace presente. No voy a decir que es un trabajo fácil, porque nuestro condicionamiento es estar dialogando veinticuatro horas al día, hasta en el sueño.

Las mujeres jamás hemos necesitado eso, porque dentro de la domesticación femenina nos han hecho un favor, nos han dejado en paz para poder entrar al mundo espiritual. Desde la antigüedad quienes estaban conectadas con “aquello”, eran las mujeres. Había pitonisas, no pitonisos. ¿Quién hacia la traducción intelectual de la pitonisa? pues el sacerdote. Estamos hablando que en este momento eso ya no es exclusivo, es “inclusivo”. De alguna manera tenemos que llegar al entendimiento de que este es un tiempo inclusivo. Si volvemos a jugar a que yo soy especial, y tú eres una porquería, ya la acabamos de fregar.

La energía femenina viene pujando para lograr equilibrio, porque ha estado muy desequilibrada.

ALEX. Y aquí están las consecuencias, donde estamos parados, se siente caos en todo.

MARIVÍ. Este es el resultado de la desarmonía y del desequilibrio. Mientras no nos entreguemos, nos abramos a escuchar al corazón que es más sentimiento, es mas percibir con tu cuerpo energético, pues mira “nos va a cargar el payaso”.

ALEX. Ojalá que no. ¿Es una oportunidad, esto que hoy exponemos? Ahora me doy cuenta, al hablar mucho de las reflexiones que seguimos ahí en el pensamiento. Psíquicamente al saber que estamos llegando al final y a un inicio, o que estamos a una víspera de… ¿Es una oportunidad la que tenemos?

MARIVÍ. Absolutamente. Yo creo que podemos ver el mundo como una tragedia o como una oportunidad, como un reto. Los guerreros vemos todo como un reto, como que nos toca movernos de lugar, hacer un cambio, empezando por nosotros, ¡cállate por acá! Tenemos la oportunidad de crear algo nuevo que no se ha dado en miles y miles de años. Tenemos la oportunidad de crear algo nuevo, más equilibrado, más armónico, no lo desperdiciemos, dejemos de estar cogitando en el cerebro y vayámonos para el corazón.

Y antes de cerrar, por favor, quitemos el secuestro de la Guadalupana por los españoles. Hoy, 500 años después, la devoción que se siente para la Tonacacihuatl sigue siendo la misma.

Nuestros ancestros eran muy inteligentes y lo que hacían era el arte del acecho. El arte del acecho es hacerte creer que estoy haciendo lo que tú quieres y que yo haga, puras habas, porque en el Tepeyac ya se adoraba a Ometéotl y a Ometecuhtli, y viene Ella y se presenta como la madre del Coquenahuatle como la madre de Pamenohuame a Ella no la van a desbancar nunca. Hoy por hoy Ella es la mera, mera. Le guste a quien le guste. Ahí está la fuerza femenina, ahí esta Ella que llego a decir, no estoy yo aquí que soy tu madre. No es cuestión de fe, es vivirla a Ella como mujer y como hombre, escuchar al corazón de esta maravilla que es la energía femenina, creadora en el Universo.

ALEX. Mariví De Teresa, pues si una energía a la que tenemos que entregarnos, tenemos que abrirnos, parar la cabeza. Yo creo que es el mayor reto de nuestra actualidad. Gracias Mariví esta es tu casa.

MARIVÍ. Les recuerdo nada más a la gente, porque se le dice la Tonantzi, porque es Tonantzintla Nuestra Señora del las Estrellas. Gracias Alex.

 

Mariví De Teresa  | Post Energía

FacebookTwitterLinkedInWhatsAppTelegramEmail
Sep 5, 2021

CATEGORÍAS

Artículos recientes

Suscríbete al Boletín

Recibe nuestras actividades vía email






    Sus datos se utilizarán unicamente para enviarle el boletín informativo SOSHUMANO sobre nuestras actividades y productos, con la legitimación de su consentimiento otorgado en el formulario. Usamos Mailrelay para esta finalidad, destinatario de sus datos. Podrá ejercer sus derechos de acceso, rectificación, limitación o supresión de sus datos. Al rellenar el formulario está dando su consentimiento expreso al tratamiento de sus datos conforme al reglamento vigente (RGPD)

    error: Este contenido está corregido !!